miércoles, 8 de marzo de 2017



A las 12 h. algunos alumnos de sexto han leído por la megafonía de todo el colegio el mensaje de la sra Irina Bokova, Directora General de la Unesco, con motivo del día internacional de la mujer:

La historia de la lucha de las mujeres por la igualdad no pertenece a las feministas, sino a todos los hombres y mujeres que luchan juntos por la afirmación de los derechos humanos”. Esta frase de la activista Gloria Steinem refleja el carácter universal de la lucha por los derechos de la mujer y, cada año, el 8 de marzo, reafirmamos nuestro compromiso con la igualdad de género como motor de dignidad para todos. Las desigualdades entre hombres y mujeres perjudican a la sociedad en todos los niveles del desarrollo. La violencia, las injusticias y los estereotipos que afectan a muchas mujeres en su vida personal o profesional debilitan a toda la sociedad y la privan de un gran potencial de creatividad, de fuerza y de confianza en el futuro. En el marco de la aprobación por las Naciones Unidas de una agenda ambiciosa para el desarrollo sostenible de aquí a 2030, el empoderamiento pleno de las niñas y las mujeres es uno de los vectores de desarrollo más poderosos de la humanidad, que conviene aprovechar al máximo. Se trata de una cuestión de principios y de sentido común: todos tenemos interés en promover la igualdad entre hombres y mujeres en todos los niveles de la sociedad, tanto en los campos agrícolas como en los escaños de las asambleas parlamentarias, en los consejos de administración de las empresas o en las calles de nuestras ciudades. Las mujeres de las zonas rurales son directamente responsables de la mitad de la producción alimentaria del mundo, y son principalmente las que gestionan y recolectan los recursos naturales. El 90% de las violaciones en el mundo ocurren justamente cuando las mujeres van por los caminos para recoger agua o leña. Dos tercios de los adultos analfabetos del mundo son mujeres. Una de cada tres mujeres es víctima de violencia física en su vida privada y la brecha salarial entre hombres y mujeres, por el mismo trabajo y con las mismas competencias, es una realidad a escala mundial. Las mujeres deben ejercer sus libertades y hacer sus propias elecciones, ser dueñas de su cuerpo y de su vida y participar en las decisiones que determinan el curso de las sociedades, tal como lo hacen los hombres. En todo el mundo, hombres y mujeres trabajan para lograr un cambio, denunciar las discriminaciones y revindicar la verdadera igualdad, y es nuestro deber apoyarlos y acompañarlos. Para la UNESCO, la educación, la formación y la posibilidad que debe ofrecerse a todas las niñas y mujeres de cursar carreras en las esferas de la investigación, la política y la cultura, constituyen el principal motor del cambio. Asimismo, la igualdad reside en la eliminación de los prejuicios en los medios de comunicación y en las representaciones colectivas, poniendo de relieve a mujeres científicas, artistas y políticas que contribuyen al progreso de la humanidad en todos los ámbitos. Con motivo de este Día Internacional de la Mujer 2017, hago un llamamiento a los Estados Miembros para que asuman un compromiso con los derechos de las mujeres y promuevan así los derechos y la dignidad para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada